Qué tomar para olvidar todo

Propranolol ayuda a atacar un canal, el aspecto emocional de la memoria, inhibiendo su reconsolidación y suprimiendo su dolor.

Sé racional

Debes intentar pensar con la cabeza más que con el corazón, es decir, guiarte por la razón más que por los impulsos generados por la desesperación. Debes evitar las falsas esperanzas y elogiar a tu ex pensando que nunca encontrarás a alguien mejor que él. Esto, sin duda, ni tú ni nadie lo sabe. Pero lo que sí sabes con certeza es que, realmente, esa persona no es el amor de tu vida, de lo contrario no se iría.

De hecho, si crees que es una gran persona, no tienes que dejar de pensar así, o tratar de hacer que lo odie, pero alégrate de poder estar a su lado y quedarte con las cosas buenas. yendo.

Acepta la realidad

Lo primero que debes hacer para superar a tu ex es aceptar lo que pasó. No te engañes pensando que saldrá de la nada o que podrás recuperarlo, acepta la situación y sigue adelante. Quedarse anclado en este punto y pensar en ello no conducirá a nada bueno.

Tienes que salir, socializar con tus amigos, apuntarte a los planes que salen e intentar pasar un buen rato. Al principio te costará pero, poco a poco, lo conseguirás.

Olvidar es recordar y perdonar

Toda nuestra lucha incesante llena de resentimiento, culpa y reproche descansa en el perdón. Cuando llega el perdón, la aceptación para terminar el duelo está en marcha.

Es común en el amor frustrado, se trata de olvidar antes de perdonar y así mantenemos el dolor que nos envenena. Para olvidar hay que recordar el pasado, observarlo y dejarlo ir.

El perdón requiere la aceptación de realizar los aprendizajes necesarios e integrarlos en nuestro desarrollo personal. Es un proceso que nos conduce hacia la paz y la tranquilidad, es decir, a tener la conciencia tranquila. El camino del perdón es comparable al del amor, ya que utiliza este sentimiento para manifestarse.

¿Qué tomar para la memoria y la concentración?

La memoria y la concentración, así como otras funciones mentales como el pensamiento, el lenguaje, la percepción, la planificación, la inteligencia y la resolución de problemas dependen de multitud de procesos cerebrales.

Para regular estos mecanismos en diversas patologías cognitivas, así como para intentar mejorarlos en sujetos sanos, se utilizan nootrópicos o activadores cognitivos (2).

Mira el mundo que te rodea.

Detente y reflexiona sobre cuánto tiempo dedicas cada día a pensar en tus problemas. Si crees que es demasiado, es posible que estés demasiado concentrado en ti mismo y, por lo tanto, ajeno al mundo que te rodea. Séneca dijo que «hay más cosas que nos asustan que cosas que realmente nos hieren, y sufrimos más en la imaginación que en la realidad».

¿Esto se aplica a tu vida? Si es así, piénsalo porque puede que estés haciendo que tus neuronas trabajen en tu contra. Mirar hacia arriba desde el ombligo para ver dónde estás y las personas que te rodean puede ser un gran primer paso para seguir adelante.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario