Cómo se clasifican los comprimidos

Comprimidos efervescentes, solubles y dispersables: Presentan una mayor tasa de absorción de determinados principios activos. Aunque las características entre efervescente, soluble y dispersable son diferentes, las he introducido dentro del mismo grupo porque la forma de administración es la misma.

Las llamamos pastillas para generalizar, porque existe una gran variedad de fármacos de aspecto muy similar: cápsulas, comprimidos, grageas… Las pequeñas diferencias entre un tipo u otro afectan a la acción del fármaco y cómo se usa, que lo podemos tomar

Técnicamente se llaman formas farmacéuticas sólidas para administración oral, lo que significa que el medicamento se presenta en estado sólido (a diferencia de los jarabes, que son líquidos, o muchos inhaladores, que son gases) y deben ser ingeridos (a diferencia de los ungüentos, que se aplican sobre la piel, o los inyectables, que se inyectan). Entre la gran cantidad de medicamentos orales sólidos, destacan las tabletas y las cápsulas, por ser los más utilizados.

¿Cuándo utilizar una forma farmacéutica u otra?

En general, la elección de una forma farmacéutica u otra dependerá de una serie de criterios: farmacológicos, biofarmacéuticos, tecnológicos y estéticos. Por otro lado, el tipo de liberación del principio activo, el estado físico, la calidad microbiológica y la vía de administración son otros factores que se tienen en cuenta a la hora de elegir la forma farmacéutica más adecuada.

Los criterios farmacológicos dependen de la duración y lugar de acción del fármaco. Si bien es importante considerar el tipo de medicamento, es importante señalar que siempre será más cómodo para un paciente tomar un medicamento de liberación modificada y, por lo tanto, menos veces al día y administrarlo por vía oral. Estos aspectos influirán mucho en la adherencia farmacológica.

Clasificación de los medicamentos según su modo de administración

Según su modo de administración, se pueden encontrar, por un lado, los medicamentos orales, como jarabes, comprimidos o cápsulas.

Por otro lado, existen las inyecciones intravenosas o intramusculares (como ampollas y viales) e intradérmicas (como las insulinas).

Además, podrás encontrar medicamentos rectales y vaginales, como ovulos y ovulos tópicos y ovulos. También otro tipo de medicamentos como pomadas, geles y pomadas, y soluciones óticas, oftálmicas y nasales.

Comprimido recubierto:

    • Están recubiertos con una película destinada a enmascarar el sabor, el olor o reducir la irritación gástrica.
    • Este tipo de comprimidos no deben partirse ni triturarse.
  • Están cubiertos con una película para enmascarar un sabor, un olor o reducir la irritación gástrica.
  • Este tipo de comprimidos no deben partirse ni triturarse.

Grajeas.

Constan de un núcleo, que puede ser una cápsula o una tableta cubierta con una capa de azúcares para proteger el núcleo del ambiente ácido o enmascarar sabores u olores desagradables.

Están formadas por la droga a la que le añadimos azúcares y agua. Se agrega azúcar para limitar el crecimiento bacteriano y darle un sabor dulce. Hay ocasiones en las que el jarabe debe prepararse justo antes de la administración.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario