Por qué se producen las escaras

Las úlceras por presión son áreas de la piel que se dañan por permanecer demasiado tiempo en un lugar. Por lo general, se forman donde los huesos están más cerca de la piel, como los tobillos, los talones y las caderas.

Asegurar una buena hidratación y una dieta rica en proteínas

Las proteínas son esenciales para el desarrollo y regeneración de los músculos y la piel. Si la dieta no es la adecuada, la piel se debilita y se corre el riesgo de encamarse mucho más. Además, es importante que el paciente se mantenga bien hidratado para que la piel no se reseque.

Cuando el paciente tiene problemas para controlar la orina y la excreción, la piel se daña severamente, lo que puede favorecer la apariencia de las caderas. Pero también es importante limpiarse el sudor.

Las causas más comunes de golpes

El contacto constante de la piel con diferentes superficies provoca pequeñas lesiones cuando:

  • Permanece en la misma superficie durante largos periodos de pie tiempo.
  • Falta de hidratación o nutrición en personas con movilidad reducida.
  • Se produce un roce continuo con sábanas o telas no naturales.
  • No se lleva a cabo una buena rutina de higiene.
  • Algunos problemas de la piel provocan edema o picor.

Consejos para prevenir las úlceras de decúbito

Como ya hemos comentado, el mejor remedio contra las úlceras de decúbito en las personas mayores es evitar que se pongan en su apariencia.

Se pueden tomar muchas acciones para prevenir la aparición de úlceras por presión.

Primero hay que hacer cambios de postura. Aunque no se vea bien, estar constantemente en la cama o en una silla de ruedas requiere una postura adecuada. En concreto, se recomienda un cambio postural cada 2 horas para prevenir la aparición de úlceras de decúbito en personas mayores.

Tratamiento de escaras o úlceras por presión

El tratamiento dependerá de la gravedad de las escaras, pero es importante, en cuanto aparezca una úlcera, consultar al médico que lo antes posible . .

En primer lugar hay que reducir la presión y el roce que provoca la escara. Esto se consigue mediante cambios posturales frecuentes y el uso de superficies de apoyo antiescaras, que pretenden profundizar en las zonas de prominencia ósea.

Escalas de evaluación o cómo medir el riesgo de úlceras por presión.

Los profesionales de la salud utilizan las escalas para evaluar el riesgo de úlceras de decúbito o úlceras por presión cuando ven al paciente por primera vez y periódicamente si observan cambios en su salud o comportamiento.

Aunque existen muchos informes y estudios para la valoración de las úlceras por presión, los dos más utilizados son: la escala de Norton, que es la más sencilla y rápida, y la escala de Braden, que es un poco más extensa. El riesgo en ambas pruebas se dividirá en 4 posibles resultados: riesgo bajo, medio, alto y muy alto.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario