Mejores colchones antiescaras 105×190, guía de compra y opiniones

Bienvenido, el uso de un colchón antiescaras adecuado, en muchos casos, puede marcar realmente la diferencia en la calidad de vida de nuestros seres queridos.

Si pensamos por un momento en los ancianos o en las personas con discapacidades o enfermedades que les obligan a pasar mucho tiempo en la cama, no podemos ignorar, por ejemplo, el confort que resulta del uso de un colchón antidecúbito y un somier adecuado.

Los colchones antiescaras o antidecúbito son dispositivos médicos que pueden evitar la aparición de heridas por rozamiento o fricción. Con su uso se puede evitar el excesivo aplastamiento de la piel debido a las largas estancias en el hospital, evitando la oclusión de los capilares subcutáneos que puede provocar edema o necrosis.

Todos los colchones antiescaras 105×190 del mercado: Te lo ponemos fácil

Tipos de colchón antiescaras

Colchón de burbujas de aire

Los colchones de burbujas de aire, que se colocan sobre el colchón tradicional, se recomiendan para la prevención y el tratamiento de las úlceras de decúbito de fase I. Para utilizarlos, es necesario conectarlos a un compresor para ajustar la presión en función del peso del paciente. Cuando se utilizan, se inflan y desinflan alternativamente y pueden realizar un delicado masaje.

Colchones con elementos intercambiables

Los colchones con elementos intercambiables pueden corresponder a las necesidades específicas de prevención y tratamiento de las úlceras de decúbito de los estadios II, III y IV, en caso de terapia de larga duración y terapia a domicilio.

La altura del colchón, que puede ajustarse con la gama Domus de Levitas de 10,2 a 25,4 cm, hace que sea menos necesario disponer de un colchón subyacente.

Domus se compone de elementos intercambiables, impermeables y transpirables de Nylon/TPU que varían en número entre 17 y 20, y de un compresor con ajuste de presión. Los primeros elementos del colchón simulan la suavidad y la estabilidad de una almohada normal, El cuerpo central está perforado para asegurar la ventilación forzada (o la baja pérdida de aire) y tiene un funcionamiento alternativo de 2 o 3 vías y la tecnología «Cell-on-cell» para los modelos Domus 4 y Domus Auto. La técnica «Cell-on-Cell» divide la sección en dos módulos individuales: el inferior permanece constantemente inflado para evitar el efecto de hundimiento «Bottom-out» y garantizar la seguridad en caso de corte de corriente.

Este tipo de colchón se completa con una manta transpirable e impermeable de Nylon/PU y dispone de un sistema de desinflado rápido a través de la válvula CPR (Cardio Pulmonary Resuscitation) que permite desinflar el colchón inmediatamente en caso de necesidad.

Por último, el compresor, que es compacto, ligero y poco ruidoso, está equipado con una alarma visual y sonora que señala la baja presión, los fallos de alimentación y la necesidad de mantenimiento, y también cuenta con un filtro de aire intercambiable.

Colchón compuesto y ventilado de espuma de poliuretano ignífuga

Los colchones de espuma de poliuretano, que se utilizan en lugar o como complemento del colchón «común», permiten una ventilación óptima entre el colchón y el paciente.

Entre sus características distintivas se encuentra la posibilidad de proporcionar diferentes densidades en las zonas de la cabeza, el tronco-pelvis y los pies, respondiendo a las demandas específicas de confort, soporte y prevención de escaras.

Otro elemento importante es el tipo de procesamiento utilizado para tratar la espuma de poliuretano: pirámide truncada u ovoide.

Por último, Levitas destaca por su amplia gama de colchones ignífugos, pertenecientes a la clase de resistencia al fuego 1 IM.

Colchón de fibra hueca siliconada

Los colchones de fibra hueca siliconada son una excelente solución para la prevención de las úlceras por decúbito. La principal propiedad de la fibra hueca de silicona es su resiliencia y, por tanto, su capacidad de volver a la forma original incluso después de un esfuerzo o presión importantes, manteniendo así su suavidad y elasticidad duraderas.

La fibra hueca también se caracteriza por su alto poder de aislamiento térmico, que permite aislar el frío y el calor.

Otras ventajas son su transpirabilidad, también garantizada por la presencia de un forro de algodón; y la distribución equitativa del peso, que evita peligrosas oclusiones venosas.

Precios de colchones antiescaras 105×190

A causa de las frecuentes alteraciones del mercado y los cambios de tarifa de los fabricantes no podemos tener los precios al día en nuestra plataforma. Si en algún momento quieres conocer el precio basta con  clicar en el modelo que te gusta para saber su precio actual.

¿Qué son las úlceras de decúbito?

Uno de los inconvenientes de una larga estancia en el hospital es el riesgo de sufrir la formación de lesiones en la piel, en las capas más profundas de la misma o, en los casos más graves, en los músculos y los huesos.

Como hay varios tipos de lesiones, con los consiguientes niveles de gravedad, utilizamos una clasificación para indicar los cuatro diferentes estadios de gravedad:

Nivel I o de bajo riesgo
Las lesiones clasificadas en este estadio corresponden a un estado de inflamación en las capas más superficiales de la epidermis. Aunque los individuos de «bajo riesgo» siguen necesitando atención específica, tienen buenas condiciones de movilidad y autonomía.

Nivel II o riesgo medio
Las lesiones identificadas en este estadio afectan a las capas más profundas de la dermis. El tratamiento y la atención específica en la elección de la cama y el colchón se vuelven fundamentales para intentar resolver las úlceras por decúbito. Los individuos de «riesgo medio» con movilidad limitada y ocasional, necesitan una atención especial en cuanto a la postura y las condiciones de humedad.

Nivel III o de alto riesgo
El tercer nivel implica lesiones que han provocado la destrucción del tejido subcutáneo y del tejido adiposo. Los individuos de alto riesgo tienen una movilidad y una autonomía muy limitadas, están expuestos al riesgo de fricción y deslizamiento durante los movimientos y requieren una atención constante a las condiciones de humedad de la piel.

Nivel IV o riesgo muy alto
El cuarto nivel indica el nivel más alto de gravedad. En este caso, las lesiones se extienden hasta los músculos y los huesos. Las personas expuestas a un «riesgo muy alto» son aquellas que están totalmente postradas e inmovilizadas. Requieren la asistencia continua de un especialista para realizar los movimientos y mantener la postura, así como para controlar las condiciones de humedad.

Precisamente mediante la identificación previa del nivel de riesgo, o a posteriori del nivel de gravedad de la lesión, podemos identificar con especificidad la solución de descanso más adecuada a las necesidades de nuestros seres queridos: poder minimizar la presión y la fricción entre la piel y el colchón, mejorar la transpiración corporal reduciendo la humedad y mantener una postura correcta.

¿Que te ha parecido?